martes, 17 de agosto de 2010

Matemáticas desde el Chiringuito: el hatillo de navajas

El otro día, vi que en el chiringuito nuestro de todas las semanas había un plato nuevo: navajas. No, las de Albacete no, las otras, las del mar... éstas:

navajas


Total, que le pregunté al dueño que cómo las había sacado. Él me comentó que había conocido a un pescador que, en sus ratos libres, cogía estos moluscos y quedó con él que le compraba unas cuantas. El pescador lo que hacía era poner todas las navajas un hatillo redondo (como si coges unos cuantos lápices y haces un cilindro con ellos) y atarlo con una cuerda. Después, para vender los hatillos, medía la longitud de la cuerda y tantos euros como centímetros tuviera la cuerda, eso valdría el hatillo.

El dueño me dijo que como no sabía si tendrían mucha salida, la primera vez había tomado un hatillo de navajas pequeño, que le había costado 10€, pero que la semana próxima compraría mejor 2 de 10€, que había echado cuentas y que total, lo mismo da 2 de 10€ que uno de 20€ y que así podía llevar uno al chiringuito y el otro a un restaurante que tenía en la carretera.

Inmediatamente me eché a reir... y le hice ver que él mismo se había estafado, que le hubiese salido más a cuenta (como dicen los catalanes -al menos algunos que yo conozco-) comprar el de 20€.

¿Sabéis por qué? y sobre todo, ¿cuánto tendría que pedir el pescador por el hatillo de 20€, para que todo fuera proporcional a la cantidad de navajas?

Tito Eliatron Dixit
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...