lunes, 3 de agosto de 2009

Matemáticas desde el Chiringuito: El empleado listillo

Hola a todos de nuevo. Este fin de semana ha sido bastante provechoso. De hecho he llegado a conocer al dueño del chiringuito y, gracias a mis habilidades con las matemáticas, me he ganado una ración de sardinitas con sus cañas diarias por ayudarle en un entuerto.

Resulta que el dueño contrató el lunes pasado a un nuevo camarero un tanto listillo. Convino con el dueño un sueldo fijo y, también, que éste aumentaría o disminuiría proporcionalmente a los precios de los refrescos del chiringuito al final de cada semana. En el momento de la firma, cada refresco costaba 1'20€.

El sábado, el camarero listillo (ya se le ha quedado el apodo), convenció al dueño, ante la presunta avalancha de clientes del fin de semana, de que subiera los precios de los refrescos a 1'50€. En un principio, eso supondría un aumento de sueldo para el camarero de un 25% al final de la semana, pero le convenció al dueño con la cantinela de los ingresos extras que iba a suponer de la venta de refrescos.

Cuando cerró el chiringuito este sábado y el dueño hizo cuentas, comprobó que las ventas de refrescos habían bajado considerablemente y que no le compensaba nada la subida de precios, por lo que el domingo decidió vovlerlos a dejar como estaban, es decir, a 1'20€. Así, el nuevo camarero no vería aumentado su sueldo.

Pero el listillo le dijo: "Usted subió de 1'20€ a 1'50€, con lo que mi sueldo debería aumentar un 25%. Pero como después volvió a bajar a 1'20€, ésto supondría una bajada de mi sueldo de un 20%. Por lo tanto si sube un 25% y baja un 20%, en total mi sueldo debe aumentar un 5%."

El dueño desconcertado ante estos cálculos no sabía qué hacer. Como yo estaba escuchando todo, le propuse que le libraría del listillo a cambio de una ración de sardinas y un par de cañas al día.

Hoy ya estoy degustando tan exq1uisito manjar veraniego junto con unos amigos. ¿Cómo lo hice?

Tito Eliatron Dixit
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...