lunes, 3 de agosto de 2009

Matemáticas desde el Chiringuito: El empleado listillo

Hola a todos de nuevo. Este fin de semana ha sido bastante provechoso. De hecho he llegado a conocer al dueño del chiringuito y, gracias a mis habilidades con las matemáticas, me he ganado una ración de sardinitas con sus cañas diarias por ayudarle en un entuerto.

Resulta que el dueño contrató el lunes pasado a un nuevo camarero un tanto listillo. Convino con el dueño un sueldo fijo y, también, que éste aumentaría o disminuiría proporcionalmente a los precios de los refrescos del chiringuito al final de cada semana. En el momento de la firma, cada refresco costaba 1'20€.

El sábado, el camarero listillo (ya se le ha quedado el apodo), convenció al dueño, ante la presunta avalancha de clientes del fin de semana, de que subiera los precios de los refrescos a 1'50€. En un principio, eso supondría un aumento de sueldo para el camarero de un 25% al final de la semana, pero le convenció al dueño con la cantinela de los ingresos extras que iba a suponer de la venta de refrescos.

Cuando cerró el chiringuito este sábado y el dueño hizo cuentas, comprobó que las ventas de refrescos habían bajado considerablemente y que no le compensaba nada la subida de precios, por lo que el domingo decidió vovlerlos a dejar como estaban, es decir, a 1'20€. Así, el nuevo camarero no vería aumentado su sueldo.

Pero el listillo le dijo: "Usted subió de 1'20€ a 1'50€, con lo que mi sueldo debería aumentar un 25%. Pero como después volvió a bajar a 1'20€, ésto supondría una bajada de mi sueldo de un 20%. Por lo tanto si sube un 25% y baja un 20%, en total mi sueldo debe aumentar un 5%."

El dueño desconcertado ante estos cálculos no sabía qué hacer. Como yo estaba escuchando todo, le propuse que le libraría del listillo a cambio de una ración de sardinas y un par de cañas al día.

Hoy ya estoy degustando tan exq1uisito manjar veraniego junto con unos amigos. ¿Cómo lo hice?

Tito Eliatron Dixit

4 comentarios:

  1. El empleado listillo calculó los porcentajes con 'bases' diferentes, por decirlo de alguna forma. El aumento de sueldo del 25% está calculado a partir del precio inicial (1'20€), mientras que el de la bajada (un 20%), está calculado a partir del segundo precio (1'50€), y tendría que haberlo hecho a partir de 1'20€, que saldría de nuevo el 25%, y se cancelarían tanto la subida como la bajada de sueldo.

    Estos 'empleados listillos', más que matemáticas, saben 'trampas matemáticas' jeje.

    Por cierto, has mencionado las sardinas. ¿Estás en algún chiringuito de Málaga? Lo digo porque aquí son típicos los espetos de sardinas, que es a lo que probablemente te ha invitado el dueño del chiringuito.

    Disfruta de las vacaciones ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Yo veo otra explicación. El fallo, creo, está en la resta que se hace de los porcentajes, cuando dice:

    Por lo tanto si sube un 25% y baja un 20%, en total mi sueldo debe aumentar un 5%.

    En realidad cualquier cantidad de dinero, x, a la que subamos un 25% y luego bajemos un 20% nos da un resultado final igual a la cantidad de partida. Lo intentaré explicar:

    Subir un 25% es lo mismo que hallar el 125% de x o multiplicar por 1,25. Luego, a esa cantidad que nos ha dado, 1,25x, le bajamos el 20%, o sea, hallamos el 80%, o sea, multiplicamos por 0,8. Al final lo que tenemos es 0,8(1,25x), y como el paréntesis lo podemos quitar, al final obtenemos x. De ahí que tanto el precio de los refrescos como el sueldo vuelvan al coste de origen. Con la resta nos sale una diferencia del 5%, pero es porque esa operación no es válida en este caso aunque la intuición nos diga que sí.

    Y bueno, si lo he razonado bien espero poder probar parte de esa ración de sardinas y una caña :)

    Qué tengas un buen verano.

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo al ataque... Creo que ayer con las prisas no entendí correctamente lo que Rafalillo quería decir. El problema se puede ver de las dos formas. O bien se aplica un 25% y luego un 20%, pero entendiendo que, como dice Rafalillo, no estamos hablando de las mismas "bases" (no es lo mismo 25% de 1,20 que 25% de 1,50) y, por lo tanto, no se puede llevar a cabo la resta (sí se podría si estuviéramos hablando de 25% de 1,20 y 20% de 1,20, que me imagino que es lo que decía Rafalillo), o bien aplicamos el aumento y el descuento teniendo en cuenta una sola "base", y entonces sí que podemos restar.

    Creo que ahora quedó la cosa un poco más clara.

    Buen verano.

    ResponderEliminar
  4. Es básicamente un problema de lenguaje: ¿Porque decimos que "sumamos" un 25% -y hasta lo pone asi en las calculadoras- cuando la verdad es que estamos multiplicando por 1.25?

    Jamas he usado esas teclas de sumar y restar porcentajes en las calculadoras, simplemente porque no puedo pensar en sumar un porcentaje, me "chirría".

    Yo hubiese hecho esto: Subo el precio al doble una semana, es decir 2.40€, y le pago doble esa semana, a la siguiente, bajo el precio al original con lo qiue le quito el 100% -segun su forma de verlo- asi que... no cobra nada de aqui en adelante!

    Al listo, su medicina.

    ResponderEliminar

Si no comentas, Gauss se comerá una integral.
Y, por favor, respeta a todos con tus opiniones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...