viernes, 5 de junio de 2009

Cosas de Profesores I

Inspirado en las geniales Cosas de Alumnos del blog Ciencia en el XXI de Eugenio Manuel, inaguro hoy esta nueva sección en el blog: Cosas de Profesores.

Se trata, básicamente, de pifias y anécdotas que cometen los profesores al explicar y que me han resultado graciosas. La temática será la misma del blog: matemáticas en particular y ciencias en general, aunque quizás pueda incluir algunas de letras. Y para no apuntar con el dedo a nadie en particular, voy a comenzar con una pifia que me ocurrió a mí mismo hace un par de semanas.

Hablando de espacios vectoriales y del hecho de que hay muchas bases de un mismo espacio vectorial, se me ocurrió el siguiente comentario:
Las bases son como las madres, que hay más de una.

Inmediatamente las carcajadas del público me hicieron darme cuenta de lo que acababa de decir.

En fin, ya que yo mismo he dado el paso al frente, me gustaría pediros vuestra colaboración para agrandar esta sección con pifias que hayáis vivido in-situ o incluso, si sois docentes, que hayáis dicho vosotros. Prometo guardar el anonimato si así lo solicitáis.

Tito Eliatron Dixit

10 comentarios:

  1. jejeje, qué bueno, qué pifia. Yo tenía en mente un "cosas de adultos", pero aún no puse nada.

    ResponderEliminar
  2. xDDDDDD
    la verdad es que fue un buen chiste xD A veces esas cosas se agradecen en clase para distender un poco el ambiente ^^

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo un profesor que intentaba explicarnos la fuerza de la gravedad. Sosteniendo una tiza la soltó diciendo: "La tiza cae porque es atraída por la Tierra". Pero la tiza no cayó, se quedó flotando misteriosamente en el aire, ante la carcajada general. Se había enganchado en una pelusa casi invisible que colgaba de su manga.

    ResponderEliminar
  4. @Eugenio: ya iré poniendo más, que tengo muchas en la cartera...

    @Ahskar: pues sí, la verdad que sí.

    @Hurón: Esa sí que es buena!!!

    ResponderEliminar
  5. Esto ha sucedido en Vic, provincia de Barcelona.
    Una profesora de mi hijo mayor les explicó en clase que el meridiano de Greenwich pasa por Barcelona.
    Un par de años después otra profesora diferente le explicó a mi hijo menor que el meridiano de Greenwich pasa por París.
    Lo increible del asunto es que ninguna de las dos hizo caso a mis hijos cuando estos las instaron a comprobar su error simplemente consultando un atlas o ena esfera terrestre. Ambas profesoras siguen en sus trece.

    ResponderEliminar
  6. Hurón: ¡Que bueno! xDDDDD

    Anónimo: Hay que joerse lo cabezas cuadradas que son algunas personas y cuando esas personas son profesores... pffff
    Me recuerda a cierta profesora de matemáticas de mi hermano. Cuando él le rpeugnto una duda, su respuesta fue: esto es así porque sí y te lo crees...
    Flipante >_<

    ResponderEliminar
  7. @Askar: Ramén.
    Yo tuve un profesor en la carrera que decía que: "este límite vale 1, porque sino esta prueba no sale".

    ResponderEliminar
  8. Estando en segundo de carrera, mi profesor de estadística inferencial soltó la siguiente perla: "una cosa es tener tamaño grande y otra cosa es pasarse". Se refería al tamaño muestral, como es natural. Como los matemáticos somos gente seria (¿no?), todo el mundo supo mantener la compostura en aquel momento :).

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo a nuestro profesor de música en secundaria. Era un hombre ya mayor. Había vivido mucho. Aquel día precisamente, habían sustituido la tradicional campana que señalaba el recreo por una sirena. Y de repente la sirena sonó por primera vez....

    Yo estaba en la primera fila y vi como ese hombre quedo paralizado, mudo, temblaba y le caían gotas de sudor por la frente. Estaba al borde del colapso, en este estado y desencajado, comenzó apreguntarle a los alumnos: ¿que pasa? ¿que pasa? ...

    No fue hasta mucho más tarde que casi todos comprendimos que ese hombre había vivido una Guerra Civil.

    Perdonad, no se trata de una pifia, sino más bien de una anécdota. Pero ver ese terror en su cara me enseñó mucho más de lo que él pudo sospechar. De esta manera la idea de pacifismo entró en mi joven cerebro de una manera insospechada.

    ResponderEliminar

Si no comentas, Gauss se comerá una integral.
Y, por favor, respeta a todos con tus opiniones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...